28.5.11

Rascadores para gatos y cómo conseguir que los sofás gocen de buena salud

A todo propietario de felino le recomendaría que, por la felicidad de su gato y por su tranquilidad ante los estropicios del sofá, le comprara un rascador.

Rascadores para gatos hay de muchos tipos. Algunos sólo se tratan de una base y un cilindrito hacia arriba para que los gatos se puedan enganchar con las uñas. Otros más pr0 ya tienen más tonterías como cuevecitas, juguetitos, varias plataformas... otros son enormes y llegan hasta el techo... y los mejores son ya casi pequeños parques de atracciones para gatos.

Sin embargo no todos son iguales de buenos. Por ejemplo, yo no recomiendo ningún tipo de "rascador" que sea por ejemplo un muñequito con una superficie para que rasque... eso seguro que tus gatos te lo tiran a la cara. Tampoco son buenos aquellos que tienen una base y el típico cilindrito hacia arriba... os pongo fotos para que sepáis de qué os hablo:



Rascador "tipo", altamente ineficaz:


Juguete con superficie de rascado incorporado.



Recomiendo que os gastéis unos 40€ ó 50€ en el rascador del gato. Puede que os parezca mucho dinero, pero os aseguro que a la larga lo agradeceréis. Tened en cuenta que si queréis que el gato deje el sofá tranquilo tenéis que proponerle una alternativa atractiva. Además, es una gozada ver al gato jugueteando en el rascador, él se lo pasará genial y vosotros también viéndolo. Si le gusta, el rascador es uno de los objetos donde vuestro gato va a pasar gran parte de su tiempo, es por esto que es tan importante que lo elijáis bien. Yo os propongo un rascador promedio, que cuesta eso, 40-50€ y que yo tengo en casa:






Si por lo que sea no encontráis este (yo lo compré en Zooplus), os gusta con otra forma o queréis un rascador mejor, os propongo unas directrices a seguir a la hora de elegir un rascador:

1. El rascador debe de tener varios cilindros donde rascar. Tened en cuenta lo maníaticos que son los gatos y darle varias opciones es lo mejor, no vaya a se
r que no le guste el único cilindro de rascado y ya la hemos liado.

2. Los gatos adoran las alturas y saltar de un sitio a otro. Recomiendo que el rascador que compréis tenga por lo menos 3 alturas para que el gato se sienta cómodo.

3. Hay rascadores que traen cuevecitas, hamaquitas u otros lugares donde los gatos se pueden resguardar y tumbar. Las hamacas les encantan a los gatos para echar las siestas y las cuevecitas hacen sentirse seguros a los gatos más tímidos. Sin duda tu gato te agradecerá que el rascador tenga una de estas opciones, o aún mejor, las dos.

4. El que tenga juguetes incorporados -pelotitas colgadas y tal- no es algo muy a tener en cuenta. Los gatos tienen mucha fuerza y la mayoría de esos juguetes terminarán por los suelos... así que cuanto menos juguetitos tenga el rascador, menos pelotitas, plumitas etc. tendrás que recoger del suelo.

5. Es importante que la base del rascador sea estable para que el gato se sienta seguro al caminar por él. Un gato NUNCA se sentirá cómodo con un rascador que se tambalea o que se mueve y por lo tanto no lo usará.

Accesorios que podéis poner en el rascador: mantitas, cojines, catnip...

Mi mejor rascador es éste y mis gatos están encantados:




Y por último quiero ofreceros la receta para que vuestro gato deje el sofá/sillón tranquilo DE UNA VEZ POR TODAS:

1. Comprar un rascador. ¿Por qué? Porque así le estás dando a tu gato la opción de afilarse las uñas en otro lugar. De hecho, el sofá no sólo le sirve para afilarse las uñas, sino que también lo marca con feromonas. Las almohadillas de los gatos tienen feromonas y al "arañar" el sofá, lo que realmente están haciendo es marcarlo como suyo. Este comportamiento es inherente al gato, es decir, es una crueldad privarle de esta necesidad porque está incluida en su naturaleza. Más que prohibírsela, simplemente hay que dirigirla hacia otro objeto que el gato pueda reconocer como suyo y ese objeto es el rascador.

2. Poner una funda al sofá. ¿Por qué? La funda tiene dos cometidos: proteger el sofá por si al gato no le ha quedado claro que no tiene que afilarse las uñas ahí y repeler al gato. Para esto último hace falta que compréis una funda lisa, que no tenga relieves para que el gato no pueda engancharse. Las telas lisas y un poco ásperas hacen que los gatos pierdan el interés por el sofá como objeto de destrozo. Hay fundas elásticas ajustables y que no son especialmente caras en Ikea, en cualquier tienda de muebles e incluso en Los Chinos.

PARA GATOS INSISTENTES:
Hay gatos a los que además tienes que reforzarlos, bien porque no sean disciplinados, bien porque nunca les hayáis dicho adecuadamente que no se acerquen al sofá, bien porque sean unos tocapelotas de cuidado -que los hay- y les guste ver vuestra cara de fastidio cuando ejercitan sus patitas en vuestro sillón de cuero:

3. Educación. Al principio cada vez que el gato se acerque al sofá para arañarlo, debéis pulverizarlo con agua -con un pulverizador o frufrú o fluflú o flush o como quiera que lo llaméis- y decirle en voz alta NO. Nunca peguéis a vuestro gato ni os pongáis histéricos, porque lo primero a los gatos les hace desconfiar de vosotros, no lo entenderá y no ejerce para nada el efecto didáctico que deseamos -además de lo poco ético que es hacerle daño a cualquier ser vivo- y lo segundo a los gatos suele hacerles mucha gracia y por supuesto, pasarán de vosotros un montón. Los gatos son listos, así que no les costará mucho aprender.

4. Hormonas gatunas. Rociad el rascador con Feliway o con Catnip. Eso les hará interesarse más por el rascador, de modo que les llegue a gustar más el rascador que el sofá.

5. Repelentes. Si a pesar de todo el gato insiste en sus malos hábitos, un repelente para gatos aplicado al sofá podría valer. También hay aparatitos con sensores de movimiento, siendo la idea que cada vez que el gato se acerque al sofá/sillón el aparatito eche un chorro de aire con un ruidito para que el gato se asuste cada vez que se acerque al sofá. El inconveniente es que cuando te acerques tú al sofá también puedes llevarte el susto del siglo -en ese caso, lo desconectas y ya-.

Con todo esto debería valer de sobra. Si el gato persiste es probable que el minino tenga algún problema del que no os hayáis dado cuenta. Consultad con un veterinario o hablad con un experto en comportamiento felino.

Gracias por vuestra atención y espero que os haya servido.

3 comentarios:

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Bien, me parece muy interesante y estoy de acuerdo con todo lo que pones...
Sólo una cuestión ¿hay alguna alternativa para los que tenemos falta de espacio?
En mi casa hay sitio de sobra, de hecho mi gata (que es medio callejera porque pasó media vida en la calle) se rasca en el árbol de jardín y prefiere hacer sus necesidades en la calle antes que en la arena de casa.

El problema es que con Umpa, durante el curso (o sea, casi siempre) vivo en un piso de alquiler. Es decir mío mío... suele ser la habitación, que muchas veces son pequeñas y no me cabe ni lo mío casi... así que algo tan grande, imposible (y menos cuando todavía me toca hacer algunas mudanzas más en mi vida...)

Lo dicho, después de todo esto... ¿hay alguna alternativa?

¿y los gatos que pasan del agua? jeje mira que siempre he intentado educar con eso... cuando no había otra manera, pero es que parece que le gusta y todo. Y sí, es uno de esos "toca..." porque sólo trepa por las cortinas cuando sabe que le estoy viendo...

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Mmm... lo suyo sería que lo educaras con un rascador pequeñito. No recuerdo si tenías tu email en el blog, voy a mirarlo y si no te lo pido en un comentario. Voy a mirarte rascadores en zooplus de pequeño tamaño que le puedan servir a tu Umpa. El año pasado yo también compartía piso, y me temo que lo único que puedo recomendarte es que busques pisos con habitaciones amplias -haberlos hailos en Sevilla, incluso puedo decirte algún pequeño truco-. Si el gato pasa del agua, puedes intentar comprar un aparato que emita un sonido que le moleste (las bocinas suelen funcionar, matasuegras, bichos de plástico que emiten sonidos... cualquier cosa que tenga un sonido que le incomode).

Voy a buscar tu correo y ya te digo.

Saludos!

Cosas de Gatos dijo...

Muchas gracias por la info!! Nosotros también hablamos de rascadores en nuestro artículo: http://www.cosasdegatos.es/cuidado-gato/como-escoger-rascador-ideal-gato

Feliz año!! :)