13.7.11

Carta a Oreo




Querida Oreo:

Dentro de una semana hará dos meses que estás con nosotros. No puedo evitar recordar la primera vez que te vi. En la página de una protectora estaba anunciado tu caso: una gatita de un mes que había sido abandonada en una caja delante de la puerta de una casa. Había una chica, amiga de la familia que vivía en aquella casa, que era amante de los gatos. Creo recordar que tenía 8 o así, según me contó más tarde. El caso es que si no encontrabas una casa de acogida o una familia que te adoptara, te iban a llevar a Sadeco, la empresa que se encarga de la limpieza de las calles de Córdoba. Tristemente su función también es hacer "limpieza" de los seres vivos que nadie quiere de esa ciudad, sobretodo perros y gatos. Si te llevaban allí, te darían unos días como mucho y después...








Yo tengo muchos lazos con la ciudad de Córdoba. Es lo más parecido que tengo a una ciudad que considero "mía". Y tú estabas allí, en Córdoba. No sé por qué pensé que si yo no te ayudaba, nadie lo haría. Y tú me mirabas desde aquellas fotos, aquellas fotos donde me enamoré de ti a primera vista... tenías esa mirada confusa de las gatitas que han sido apartadas demasiado pronto de su madre y creo que eso fue lo que me impulsó a actuar.









Me costó convencer a HH para ir a por ti. Eso fue lo peor: sentir que tal vez no pudiera ayudarte. Nosotros no pasábamos por la mejor época económica y ya teníamos 3 gatos que nos necesitaban y requerían nuestros cuidados. Sabía, racionalmente, que ir a por ti nos iba a suponer un esfuerzo bastante grande. Pero era verte en aquella foto y saber cómo podías terminar... Me hice "la dura" uno o dos días, yendo a la página varias veces a diario para ver si alguien escribía un mensaje diciendo que se iba a encargar de ti. Pero ese mensaje no llegó. Un poco a escondidas de HH escribí a la chica que había colgado el anuncio para saber si alguien había contactado con ella interesándose por "la gatita"... pero según me contó no era así. Finalmente, tras enseñarle con ojos de ilusionada a HH tu foto conseguí que cediera. En realidad tiene un corazón enorme, ya lo conoces, lo que pasa es que tiene la cabeza más centrada que yo y eso me salva de hacer demasiadas tonterías y él se pensaba que tú eras una de esas tonterías, ¡pero no! No sabes lo contenta que me puse cuando supe que íbamos a por ti, así que corrí a escribirle un email a la chica diciendo que nos íbamos a encargar de ti.

El padre de la familia me enseñó un video tuyo correteando por el campo. En el fondo ellos no querían llevarte a Sadeco, pero no eras la primera gata que abandonaban en su puerta y estaban muy desbordados y las protectoras no les daban ninguna ayuda. En el vídeo se te veía que ya ibas haciendo escuela, juguetona como tú sola sabes ser, dando saltos como loca y corriendo con tus andares torpes de bebé.








Un domingo 22 de mayo a las 12 de la mañana te recogimos. Allí estabas, metida en una cajita de cartón tan tan pequeña... Prometí a la mamá de la familia que te cuidaría bien, que si te adoptaban te seguiría la pista, que no te iba a dejar sola. Te metimos en nuestro transportín más grande con tu mantita, para que tuvieras libertad de movimiento. Durante el viaje no dejabas de intentar escapar del transportín. ¿Qué era aquel atropello, verdad? Si tú trotabas libre por el campo, encerrarte era un crimen. Intenté calmarte con caricias y se te veía agradecida por ellas. Tenías la misma cara de asustada que en las fotos, de no saber qué estaba pasando.



Cuando abrimos el transportín en casa, en nuestro dormitorio, no te atrevías a caminar demasiado lejos. Apuesto a que nunca habías estado en una habitación. Ya sabías usar la cajita de arena, y beber agua y comer un poco te reconfortó.









A los dos días ya eras otra, más segura, más tranquila e igual o más juguetona que cuando te vi en aquel vídeo. Dormías con nosotros, te gustaba particularmente meterte detrás de nuestros cuellos, entre el pelo (¿por qué, chica? aún no he conseguido entenderlo) y allí te quedabas dormida, ronroneando.






Eras cariñosa, curiosa como nadie e ibas tras nosotros con tus andares inseguros, moviendo el culillo de una forma muy graciosa. Estuvimos barajando varios nombres para ponerte: Ágata, Olivia, Abril... pero ninguno nos convencía. Yo te llamaba galletita. Quizá por eso, cuando te vi correr por el pasillo, a ti, galletita, con tu traje blanco y negro me vino a la mente: Oreo. Mi marca favorita de galletas. Y tú eras mi galletita preferida, así que te venía el nombre como un guante.











Pasaron los días y nos enamoramos de ti. Te presentamos a nuestros gatos: Darwin, que te bufaba un poco al principio. Ya sabes que es un pedacito de cielo, pero al principio es desconfiado. No se lo tomes a mal, lo pasó muy mal cuando era pequeño y cualquier novedad suele asustarlo. Sin embargo es el que ha mostrado más cariño por ti. ¿Recuerdas cuando subió por el colchón hasta ti, con el miedo que le daba subir ahí, sólo para darte unos cuantos lametones? Fue realmente conmovedor. A Edgar al principio no le hiciste mucha gracia. Iba a su rollo. Te olisqueaba un poco y se iba, probablemente pensando que estaba hasta las narices de que le metiéramos más gatos en SU CASA. Creo que lo que quiere es que cada vez que vayamos a hacer algo nuevo, le echemos una instancia, a ver si nos la aprueba o no. Sin embargo has hecho buenas migas con él, aunque lo tortures a veces mordiéndole el rabo. ¿No te hemos explicado ya que tus dientes están creciendo y que a veces haces daño? Eres una cabezota. A quien también le has venido de perlas es a Fiodor. Claro, él no opina lo mismo. Nosotros nos reímos mucho cuando vas a molestar un poco al Señor Superdotado-los-demás-sólo-sois-plebeyos-indignos-de-mí. Es que Fiodor es así, que aunque es callejero tiene una mezcla de gato Angora Turco y ya sabes que los gatos Angora se lo tienen muy creído, siempre poniendo el rabo tan perfectamente colocado. Así que si le das un poco por saco a Fiodor, descuida, que no te detendremos. A ver si así se le bajan un poco los humos.






Pero el motivo de esta carta es para decirte que nos has aportado muchas cosas a todos. Que a base de maulliditos te has ganado un rincón enorme en nuestros corazones (Siento si suena algo cursi). Pero sobretodo te escribo para darte una buena noticia, que tal vez te alegre y sea motivo de saltos y carreras por el pasillo: Hemos decidido que vamos a ser tu familia definitiva. Le hemos dado muchas vueltas, no creas que ha sido una decisión precipitada. Sin embargo creo que, siendo como eres, era la única opción lógica por la que podíamos decantarnos.





Así que, si me permites, voy a incluirte en nuestro pequeño album familiar y a darte a conocer a nuestros amigos y familia como un miembro más. Y es que en esta familia ya hacía falta otra chica, no sabes lo duro que es tener 3 gatos macho, a Robin (que creemos que es macho) y a HH que creo que también es macho. Demasiados varones, necesitaba una amiga, una niña con la que poder llevarme bien dentro de casa porque me estaba volviendo loca. De modo que mi salud mental te agradece mucho que te quedes.

Y ahora... sólo hace falta buscarte unos apellidos rimbombantes, absurdos y bien sonantes, para que todo el mundo sepa que una gatita como tú sólo puede pertenecer a un hogar en todo el mundo: el nuestro.

Tu madre y amiga que te quiere,

La pirada de los pelos revueltos.

PD.: Me hace gracia que después de esta carta te hayas venido conmigo ronroneando. Es como si ya lo supieras.

10 comentarios:

Guillermo Loaysa dijo...

Propongo como segundos nombres/apellidos algo así como "Elvira de todos los santos y el buen goth".

Dark dijo...

Ohhhhhhhhhh que gran noticia! arf arf arf,cuanto nos alegra saber que Oreo se queda con su familia (ella que es muy lista,os ha ido camelando poquito a poco ;)).
Felicidades familia,ya mismo os veo pidiendo el carnet de familia gatuna numerosa jeje ;)!.
Lametones a mogollon y muchos besos!

Efi ( la gata naturalista) dijo...

Yujuuuuuuuuu, yujuuuuuuuu, y yujuuuuuuuuuu!
Jolín si leyendo, hasta me he emocionado, (casi se me saltan las lágrimas de alegría,
pero que no trascienda que ya sabéis que soy muy dura!,
Felicidades a todos!
Nos alegramos mucho!
Saluudos y yujuuuuu otra vez!

Gris dijo...

Que bonitas fotos de Oreo! y que buena carta..siempre me emocionan las historias de adopciones,lo sé, siempre digo lo mismo, pero es verdad, me encantan..me gusta saber que hay un gato abandonado menos..que suerte oreo! como me alegro..y como me muero de ganas de ver que apellidos le tocan!!

José Antonio Peñas dijo...

Oreo me está dando envidia ¿No queréis adoptar un dibunjante cuarentón) No hago demasiado ruido, resulto barato de mantener y no tengo dignidad.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Lo consultaré con los varones que hay en casa, yo adopto un dibujante cuarentón encantada. Y si no tienes dignidad, mejor. Verás que bien nos lo pasamos José Antonio.

Chicas, estoy saltando de contenta como podéis imaginar. Hasta se ha asomado una lagrimilla por ahí, pero sshhh...

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Me has tenido en tensión hasta el final...
Me encanta Oreo... no sé, me transmite algo especial. No es porque aún sea chiquitina, pero desde que vi la foto que pusiste el otro día... me quedé prendadísima... jejeje

Ays, me alegro muchíiiisimo. Por vosotros (que es seguro que es una locura, pero oye, no creo que os arrepintáis) y sobre todo por ella... porque no creo que vaya a estar en mejores manos.

Umpa Lumpa también hace lo de meterse detrás del pelo...siempre duerme así, y alguna vez la hemos armado buena para desenredarlo, sobre todo si suena inesperadamente el despertador... jejeje

fidel dijo...

Con los comentarios anteriores queda poco que decir,sencillamente genial,y tienes un corazon de estudio clinico .Te felicito por haber sido escogida por Oreo,para que seas su mama,(me encanta comerlas abriendolas para disfrutar la cremita).Cariños para todo el regimiento gatuno y emplumado.

fidel dijo...

Lo sospechaba,se veia venir ,a habido un motin y los insurrectos han tomado el ordenador, tienen el control absoluto impidiendo que Elvira actualize el blog.

Gema dijo...

ay, que yo no me había enterado!!! yupiiii!!! Ya sabes, donde caben dos caben tres y así proporcionalmente hasta el infinito... CUÁNTO ME ALEGROOO!!!