21.6.11

El perfil de la Cat Lady (Para vosotras, chicas)

Quizá es por deformación profesional de la carrera (psicología) o porque simplemente me gusta observar a las personas y ver semejanzas y diferencias entre ellas... El caso es que existe un perfil de Cat Lady y voy a intentar dar con él. Dedicado a vosotras, chicas gatófilas (próximamente el perfil de los Cat Boys :D):

PERFIL DE LA CAT LADY O LOCA DE LOS GATOS

Edad: Entre los 20 y los 70 años. La edad no es lo más importante ni lo más característico.

Intereses: Los gatos. También los animales en general. Los libros. La intimidad de su casa. Estar tranquila en casa con sus "niños". Ir al campo. Ir de vacaciones con sus gatos. Sus gatos. Los gatos de los demás. Los gatos perdidos que necesitan un hogar. Gatos, gatos, gatos...

Personalidad: Es una chica más introvertida que extrovertida, casera, curiosa por naturaleza, que adora la tranquilidad, cariñosa, sensible, inteligente... aunque a veces, al mirar a un gato a los ojos, la sensatez que tanto la caracteriza la manda a paseo.

Situación familiar anterior: Las Cat Lady provienen de hogares donde los gatos nunca se permitieron para su frustración y soledad, o por el contrario proviene de una familia de gato único, el cual era su mejor amigo y que a su fallecimiento se prometió a sí misma tener su propio gato al que salvar de un terrible final. Muy pocas provienen de hogares donde los gatos eran prolíficos, pero haberlas hailas.

Situación familiar actual: La Cat Lady es una tía atractiva. Es una tía atractiva por cualquiera de sus múltiples cualidades (o por todas ellas juntas), la cuestión es que suele vivir en pareja. Ambos suelen tener estudios y están trabajando. Raramente tienen hijos humanos, porque ya tienen gatos. La media de gatos por hogar es de 2, aunque como veremos más adelante tiene tendencia a incrementarse de forma proporcional a la edad de la Cat Lady.

La pareja de la Cat Lady: A la pareja de la gatófila habría que darle un premio (o varios) y proclamarla Santa y Doctor Honoris Causa en Paciencia. Suele ser un hombre que la conoció cuando ella todavía no tenía ningún gato y se enamoró perdidamente, el muy infeliz. Luego se encontró con el pastel: su chica no era una mujer cualquiera, sino toda una Cat Lady, y pronto llegó a casa con un gatito que se había perdido en la calle, o le dijo aquello de ¿y si adoptamos un gato?. Aunque por lo general la CL va a traición, encontrando gatitos perdidos en la calle y llevándolos a casa para luego ponerle ojitos a su pareja de... ¿pero cómo no nos lo vamos a quedar, si es una ricura?

La pareja de la CL tiene un dilema de por vida: ¿soy un monstruo por no dejarla traer más gatitos o realmente es ella la que está loca y ha tirado su sensatez por la borda? La pareja de la CL tiene que aguantar como mínimo dos gatos, porque claro, con uno no basta...¡pobrecito, que cuando nos vamos a trabajar se queda solito! ¿no te da pena? Y ahí es cuando cae en la trampa de 2 mejor que 1 (con tu permiso, Eva). Por que así es como empieza todo: 2 es mejor que 1, pero ¡sería tan interesante ver una relación entre gatos que incluyera a más individuos! ¿Por qué no 3? Además, el mundo está lleno de gatos sin hogar que necesitan familia... ¿cómo puedes dormir por la noche sabiendo lo mal que lo pasan esos gatitos? ¿De verdad nuestra economía no puede con un gato más? Si es sólo un poquito de comida y de arena más. ¡No seas egoísta!

Y de pronto entra un gato más en casa que conforme pasen los años será otro y otro y otro más.. porque el mundo está lleno de mininos que necesitan cariño y si hay algo que le sobra a la CL es amor a espuertas para sus adorados gatos. Muchas veces la pareja de la CL se hace la dura y trata de pasar de los gatos... pero no puede. En el fondo él también es un sensiblero al que le gustan los gatos, sólo que es un poco más consciente de la realidad. Y así se libra un equilibrio místico entre la loca y su pareja, que tendrá que aguantar gatos propios y de acogida para siempre porque el compromiso de ella para con los gatos es eterno (Risa maléfica aquí).

Economía: No precisamente para tirar cohetes. Entre gatos de acogida, que gastan lo suyo, el Nuevo Hiper Rascador que mola un montón y que ¡oh, sorpresa, tenemos un nuevo miembro en la familia!... Ya está la locura servida. Además cuando la CL ve una nueva tontería para sus niños: snacks, un cepillo de pelo nuevo, una fuente de agua, peluches con catnip, un transportín más amplio, champú con olor a fresa para gatos, un juguete con ratoncitos... pues lo compra. ¿Que había que comprar una nueva batería de cocina? ¡Da igual! ¿Comida, para llegar a fin de mes? ¡Da igual! La CL se desvive por sus gatos y por mimarlos y tenerlos como pequeños reyes tiranos, que es lo que son... Así que como mucho la pareja de la CL y ella se van dos semanas de vacaciones, porque los niños no pueden estar tanto tiempo sin nosotros, y porque al fin y al cabo, el dinero de sus vacaciones reside en las doce hamacas nuevas que han comprado para los gatos y que están distribuídas por toda la casa.

Descendencia: Aquí encontramos dos vertientes:

-La CL que es toda una mami (30%): Esta mujer es un amor. Adora a los gatos, pero también le gusta la maternidad y sueña con un hogar lleno de niños a los que ha inculcado el respeto por la naturaleza y los animales, y gatos a los que mimar. Tiene un corazón de oro y lo comparte con todo el mundo. Además es valiente porque no le asustan las tonterías que dicen algunos sobre "enfermedades" que les pueden pegar los gatos a los niños. Espera que a su jubilación su casa esté llena de gatos, ya que no hay niños, y se puede convertir en una madre gatuna muy prolífica -además, para la guerra que dan los niños, los gatos no son nada en comparación-.

-La CL independiente forever (70%): Tiene en común con sus gatos, entre otras cosas, su amor por la independencia. Los niños no suelen gustarle mucho, o no lo bastante como para renunciar a su libertad por ellos. La mayoría de CL no tienen hijos, o más bien, no tienen hijos humanos. ¿Para qué un bebé que llora y moquea y berrea y huele mal, cuando puedes tener gatos limpios, silenciosos y a los que puedes querer tanto como a un bebé pero sin sus consecuencias fatales? No tienes que preocuparte si sales un momento de casa, porque tu gato se cuida solo y no le va a dar por abrir un bote de lejía para bebérsela. Al gato lo puedes dejar solo un fin de semana y sabes que va a estar bien. No tienes que preocuparte porque los "amigos" de tu gato sean malas influencias, ya que generalmente no sale de casa. Tampoco de si toma drogas, de si bebe o de si tiene sexo sin protección, porque entre otras cosas está esterilizado. No usa tu ordenador, no pintarrajea tus informes, ni tus libros. A lo más araña tu sofá, pero eso puede evitarse. Un gato no te grita, no deja tu frigorífico ni tu despensa sin provisiones... ¡son tantas las ventajas de un gato frente a un niño!

La casa: La casa, la ropa, el sofá, la cama... todo aquello que pertenece a una amante de los gatos tiene pelo. Es así. Da igual cuanto cepilles, laves las cosas, pases la escoba... tienes tanto pelo de gato que podrías hacer otro. La casa de la Cat Lady suele estar desordenada, o no tan ordenada como gustaría. La amante de los gatos es un poco desastre y sus gatos la ayudan a esparcir lápices por la mesa, hilos y juguetes por el suelo... Además está llena de tonterías para gatos: un rascador en la sala A y un rascador en la sala B, cojines para gato en todas las habitaciones, así como cuencos de comida y agua. Si tienen suerte los gatos, hasta tienen una habitación sólo para ellos... Siempre encontrarás cosas debajo de los muebles que tus gatos guardan y si te dejas algo de por medio encontrarás unas zarpitas o unos mordisquitos a modo de recuerdo en ello.

Relaciones sociales: Escasas, prácticamente nulas. El entorno social de la amante de los gatos se limita casi casi a su pareja y a sus gatos. Si tiene suerte, tendrá amigas que compartirán su amor por los gatos. Si no, tendrá un coro de petardas que le darán el coñazo para que tenga bebés como ellas, que es lo normal, juas. Saldrá a comer con sus amigos alguna que otra vez al mes, pero poco más. No recibirá muchas visitas porque a los niños no le gusta que haya mucha gente en su casa. Y bueno, para ser sinceros, a ella tampoco le gusta.

Fotografías: Admítelo, por lo menos la mitad de las fotos que tienes en tu cámara y/u ordenador son de tu gato o de tus gatos. ¿A que sí?

Protecciones: Las ventanas, terrazas, balcones tienen una protección para tus gatos... y/o muchas veces andas como una loca abriendo y cerrando ventanas por lo que pueda pasar, así como cerrando puertas para que tus gatos no entren en la habitación X por cualquier motivo (bolsas de comida, ropa recién planchada, un nuevo gato en acogida...)

Extra-sensibilidad: La CL tiene una especial sensibilidad para ver y encontrar gatos de la calle, desarrollada a partir de la convivencia con ellos. Es por esto que vas caminando y te fijas en cualquier gato, por muy escondido que esté. Y si puedes cogerlo además...



¿Me dejo algo? Probablemente, pero a grandes rasgos creo que he conseguido retratar(la, me,os).

10 comentarios:

Kira dijo...

juaaaaasssssss, lo has clavao.

Kira dijo...

Justo ahora intentaba encontrar un pequeño hueco donde repantingarme a disfrutar de mis vacaciones, pero todos los sofás están invadidos de gatos.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

¡Es cierto! ¡El sofá! ¡Nunca puedes sentarte en casa de una CL porque todos los sofás están ocupados!

Gema dijo...

Clavaíto!! La lucha con los pelos y las ventanas, los gatos escondidos pero que yo soy capaz de ver.... esa soy yo!!

fidel dijo...

Ja menos mal que no va conmigo.Cariños a los usurpadores.ARRIBA LOS GATOS,

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Fidel, a vosotros os toca dentro de poco. Palabra ;)

Eva dijo...

Qué grande eres!!! jajajajajaja, lo has clavadoooo, lo que me he poodido reír, qué bueno!!!

Gris dijo...

No sé si me falta el canto de un duro o ya soy una en toda regla!

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Date tiempo, Gris... jejejeje.

Rose dijo...

excelente! solo te falto decir que maneja a las maravillas los diferente miau, meow, miiii, nniiiaa, etc, que conforman el lenguaje gatuno!