8.7.11

Criar una camada de gatitos a mano (sólo cuando la madre no pueda encargarse de ellos)

De esto el Diccionario no dice nada o casi nada, de modo que tendré que poner mi propia experiencia como ejemplo.

Cuando te encuentras una camada de gatitos abandonada lo primero que piensas, lógicamente, es ¡¡Oh Dios mío!! ¡¡Se mueren!! ¡Me muero! a la vez que tienes varios espasmos y algún que otro tic nervioso en el ojo. No lo puedes evitar. Enfrentarte a la dura realidad de tener que criar gatos a mano te llena de inseguridad y de dudas: ¿sobrevivirán sin la madre? ¿podré sacarlos adelante? ¿y si no comen todo lo que deberían? ¿y si se mueren por algo que hubiera podido evitar de haber tenido más experiencia? ¿cada cuánto los alimento? ¿qué marca les compro? ¿y si se estriñen?

Pasado el horror inicial, te armas de paciencia y después de hablar muy seriamente contigo misma (diciéndote entre otras cosas que no es bueno hablar sola) sales a la calle y compras una serie de cosas para los bebés.

Consejillos:

1. Compra una sola marca de leche para alimentarlos durante toda la lactancia. Cuantos menos cambios tengan, mejor. Yo he comprado la de Novopet y la verdad es que les va bastante bien.

2. Es mejor que compres una jeringuilla para los primeros días, ya que la fuerza de succión de los gatitos es menor. A partir de la primera semana, ya puedes comprar un biberón especializado.

3. Compra bastoncillos para los oídos y abundante papel higiénico. Vas a necesitarlo.


Vale, ya tienes el material necesario. Asegúrate también de tener una caja espaciosa, de bordes altos para que los gatitos no se salgan y varias mantas/ropa que no vayas a usar/telas.

Procedimientos para la cría de gatitos:

a) Acondicionamiento

1. En el fondo de la caja dispón papel de periódico, ya que aísla del frío del suelo. Si estás en invierno o las temperaturas son de menos de 20ºC, coloca además una alfombra debajo de la caja.

2. Coloca una tela a modo de colchón encima de los periódicos, preferentemente de algodón. Si hace mucho frío puedes sustituir la tela por una mantita. OJO: Tienes que darles calor, no asfixiarlos. Si al coger los gatitos notas que están húmedos significa que han estado sudando y que el abrigo que le has dado es excesivo. Sustituye la tela por otra más fresquita. Con una buena calefacción a base de telas no es necesaria ninguna manta eléctrica.

3. Coloca la caja en un lugar donde no haya paso de corriente.

4. Cambia las telas cada 4-5 días o antes si ves que están sucias. Mantén la cajita en unas buenas condiciones higiénicas.

b) Alimentación

1. Durante las primeras 48-72 horas de vida, los gatitos necesitan ser alimentados cada dos horas. La dosis será de 7ml a 10ml en cada toma. Presta atención a qué es lo que te pide el gatito. Si te pide más, dale más, pero nunca le des menos de 7ml. Puede que tengas que verte forzada a obligarlo, pero es mejor esto a que el gatito muera. Eso sí, si ves que se ahoga un poco o que empieza a estornudar, detente (no hay tampoco que ser una bruta) y dale tiempo a que asimile bien la leche. Haz paradas cuando el gatito te lo pida o cuando hayas llenado su boquita de leche. Luego, prosigue con total normalidad.

Cuando cumplan una semana, deberás alimentarlo cada 3 horas. Dale 10ml-15ml en cada toma. Si te pide más, dale más. Recuerda que 10ml es el mínimo, nunca le des menos. Verás que ya empiezan a mejorar la succión y se orientan mejor hacia la boquilla. Puede ser un buen momento para pasar al biberón si ves que son más glotones de lo que pensabas en un principio.

En la segunda semana tendrán ya los ojillos abiertos y las orejitas más desplegadas. Puedes espaciar las tomas cada 3,5-4 horas, a menos que te pidan de comer antes. Probablemente engullirán el biberón, así que desecha de todas todas la jeringuilla, a menos que haya algún cachorrillo que todavía tenga especiales dificultades con él. De una sentada son capaces de tomarse 20ml-30ml o más. Ah... y ya muerden, jeje ¡cuidado con los dedos!

En la tercera semana, ya habrán desarrollado los músculos y su sistema nervioso responderá mejor. Puedes probar a ponerles un platillo con su leche habitual, aunque debes seguir dándoles el biberón. Ya irán por 40ml-60ml de una tacada. Por la noche, con que les des una vez el bibe es suficiente (Thanks, god!!).

En la cuarta semana puedes probar a ponerles leche con pienso para gatitos, para que se vayan acostumbrando a comer sólido. El bibe casi no será necesario, a menos que veas que algún gatito aún tiene dificultades.

Estas instrucciones son meramente orientativas. Hay gatos que son más precoces que lo aquí descrito, de modo que tienes que saber adaptarte a cada uno. Con otros tendrás que tener más paciencia porque van más retrasados en su desarrollo. Teniendo en cuenta siempre las dosis mínimas de alimento, sé flexible y adáptate a las necesidades de cada gatito.

Secuencia ideal para dar de comer al gatito en cada toma: Biberón-necesidades-biberón y a la cajita a dormir.

Lo que me lleva a...

c) Hacer las necesidades y cómo prevenir y tratar el ESTREÑIMIENTO

Los gatitos no saben hacer sus necesidades hasta la 3ª/4ª semana. Tendrás que estimular manualmente con la ayuda de papel higiénico húmedo y bastoncillos de algodón húmedos ambos esfínteres para que el gatito pueda expulsar las heces y hacer pipí.

No te preocupes si ves que la caquita de los gatos es de color amarillo mostaza/ marrón clarito. Eso es lo normal. El pipí debe salir o amarillo claro o casi transparente. Si sale de color naranja o amarillo oscuro significa que tienes que darles de comer más a menudo y probablemente más cantidad.

Para prevenir el estreñimiento:

1. Hasta la primera semana (que es cuando más les cuesta controlar los esfínteres), aguales un poco la leche. Como les das las tomas más seguidas, dándole sólo un poquito de leche cada vez acompañada de agua, les resultará más fácil expulsar los deshechos. OJO: Sólo un poquito, si la aguas demasiado corres el riesgo de que el gatito no tome alimento suficiente en cada toma. Sabrás si lo estás haciendo bien si el gatito hace sus necesidades. Si no, siginifica que tienes que aguarles la leche un poquito más. Puedes ir intercalando tomas más y menos aguadas, a fin de asegurarte que pueden hacer sus cositas y que además está tomando el alimento necesario.

Oh, oh... el gatito está estreñido... ¿y ahora qué hago? ¿Me suicido?

No, no, para nada. Aquí viene EL TRUCO DEL ALMENDRUCO.

Hay un medicamento que se adquiere en Farmacia y que además de ser barato, va como la seda. Se llama HODERNAL y sirve para tratar el estreñimiento. Por cada 10ml que le des al gatito de leche, dale 1ml de Hodernal. Intercala las tomas en la que se lo das (por ej. cada dos tomas de leche sola, la tercera dale un poco de Hodernal), a fin de no intoxicarlo. Verás cómo poco a poco el gatito irá expulsando la caquita, que es lo que más cuesta. A veces tarda 8 horas o así, no desesperes. Si no encuentras Hodernal en tu farmacia, pide un medicamento para el estreñimiento que lleve aceite de parafina, que es con lo que está hecho Hodernal.

Si pasan dos días y el gatito a pesar de haberle aumentado un poco la dosis sigue sin hacer nada, entonces es momento de correr al veterinario. Sin embargo los gatitos suelen responder bien al medicamento, así que es muy probable que el vete no sea necesario.

Por supuesto, durante el tiempo que estén estreñidos debes seguir aguándoles un poco la leche hasta que tengan un ciclo regular, entonces dales la dosis normal de leche y agua.

A veces tienes que insistir, por eso LA PACIENCIA es otra de las claves. Quizá debas tirarte 5 minutos estimulando hasta que el gatito al final consigue expulsar las heces. Si al gatito le cuesta, en lugar de humedecer el bastoncillo y el papel higiénico con agua, hazlo con aceite a fin de reducir la irritación del culillo lo máximo posible. Si a pesar de ello el culillo se les irrita, ponles un poco de cremita hidratante con ALOE VERA, verás cómo se quejan menos cuando les estimules la próxima vez.

Y para terminar...

1. A los gatitos les consuela tener algo en la boca, sobretodo los dedos del ser humano que les alimenta. Si están nerviosos, prueba a ponerles un dedito en la boca. La succión les tranquilizará (esto ya no es tan fácil cuando les salen LOS DIENTES y empiezan a pegarte unos mordiscos de tiburón que lo flipas).

2. Si a pesar de alimentarles, los gatitos siguen llorando:

a) Prueba a alimentarlos más.

b) Comprueba que no tienen excesivo calor o que tengan frío dentro de la cajita.

c) Dales masajitos en la barriguita e intenta que hagan sus necesidades (Pon en marcha todo el repertorio antes mencionado).

d) Tal vez tengan miedo y precisen tu presencia. Ponles un dedito en la boca y acarícialos. Al rato prueba a meterlos en la cajita otra vez.

e) Si lloran y lloran y lloran y lloran y no hay modo ni manera de calmarlos... mala señal. Ahora sí que es hora de correr al veterinario.

3. Si ves que los gatitos no pueden tragar la leche, la echan siempre por la nariz o la boca, o la vomitan puede ser debido a un problema congénito. Ve al veterinario.

4. Mantén a los gatitos todo lo limpios que puedas. Tienden a ponerse muy sucios. Hasta la primera semana pásales trapitos húmedos por el pelaje y la boquita a fin de quitarles restos de leche y sudor. A partir de la semana y media o segunda semana puedes darles bañitos con agua calentita (sin que queme). Un gatito limpio despide un curioso olor a plastilina (aún no sé por qué... ¿harán la plastilina con grasa de gatito?).

5. SUERTE, PACIENCIA E INTENTA NO IRRITARTE DEMASIADO A PESAR DE LO MAL QUE DUERMES. Quizá esto último sea lo más difícil.

Espero que estos consejos puedan ayudaros.

Si queréis que busque en el diccionario algo concreto, sólo tenéis que pedírmelo. Saludos.


7 comentarios:

fidel dijo...

Bueno,no podia ser de otra manera,entiendo que esta hablando la experiecia personal,muy bien explicado,desde luego que una madre humana tiene que dedicarles todo ese tiempo para que no haya problemas,cosa que con la madre natural no se presentan, porque el instinto de crianza suple todo eso,como hara la gatita para que defequen sin problemas,porque lo de la limpieza si lo hacen con esmero lamiendo sus crias,asi como la alimentacion,sera que la leche de la madre inhibe ese problema .La entrada genial.Muchos besitos esta vez para todos los gatorros y gatorritas.

Efi ( la gata naturalista) dijo...

Fantástica clase magistral!
.
A mi madre siempre le agobió pensar que se les podía ir la leche a los pulmones, o medio asfixiarlos o...
Me gusta cómo lo cuentas. Perfecto, no puedo decir más.
Ya tengo ganas de ver cómo están esas peques de rechinchillas y tu de ojerosa je,je!
Saluudos feliz noche!

Kira dijo...

Muy bien explicado. Tomo buena nota por si alguna vez tengo que criar gatines huérfanos.

Gema dijo...

Al final los libros no nos resuelven tanto, lo mejor es la propia experiencia y, como tú dices, la paciencia, que es la madre de la ciencia!!

Laura dijo...

Sapete!

Eres tan tierna en este blog...Nunca lo había leído. Da gusto leer lo bien que sacas adelante a los pequeños y cuantas cosas sabes sobre ellos. Yo no sabía, por ejemplo, que había que estimularles el culillo para que hiceran la cagasote =)

Gracias por toda la información =)

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Este es mi blog "secreto"... ¿Quién diría que soy la misma autora que ha escrito los demás, verdad? No tenía muy claro si empezar este blog, pero finalmente me animé a finales de mayo... y aquí estoy como una tonta abriendo el corazoncito y tratando de hacer que este sitio sea útil para aquellos que tengan dudas sobre aspectos gatunos. Un beso, Laura, me alegra que te guste.

Guillermo Loaysa dijo...

Laura, la verdad es que a mi también me sorprendió descubrir que Elvira tiene sentimientos, después de todo.

Efi, dile a tu madre que, efectivamente, hay que tener cuidado con eso, especialmente cuando se lo das con jeringuilla. Cuando el bicho se niega a tomar el alimento, más que empujar el émbolo y obligarle a tragar es mejor y dándole tomas pequeñas, gota a gota si hace falta.

Y lo que comenta Gema sobre los libros... Tengo entendido que Elvira saca la información de libros especializados y de consultas a una veterinaria (que tiene esos conocimientos gracias a buenos tomacos que versan sobre la materia). Quiero decir con esto que por supuesto la experiencia es muy muy importante, pero por favor no menosprecies el conocimiento que se toma de los libros.

Un saludo a todos, espero no verme nunca en una situación así porque me parece desbordante.