11.1.12

Conociéndonos. Darwin.

Nombre y especie: Darwin . Darwin (Charles) es mi científico favorito y considero su teoría de la evolución como un hito en la historia de la humanidad. Gato naranja a rayas, salpicado con algo de blanco, de ojos dorados.

Sexo y edad: Macho de un año y diez meses. Como curiosidad, nació por las mismas fechas que Edgar, sólo que un año después.

Perfil: Asustadizo con las personas, pero de gran corazón con los gatos. Tímido, dormilón, muy juguetón, curiosísimo, observador, callado y un gran amante de la comida. De la que sea. Es el gato mudito por excelencia y nunca da problemas: no maúlla a deshoras (no maúlla, más bien, salvo cuando hay premios de por medio), no destroza las cosas, no hace gamberradas... aunque últimamente ha empezado a subirse a la encimera de la cocina. Pero en general... es un gato casi invisible.

Le gusta: ¡Comer! Es el gato más tragón que tengo y por ello el más propenso a engordar. Ahora mismo está hecho un tonelete y vamos a volver a ponerlo a dieta porque durante un lapso de tiempo en el que no le dimos Porta 21 porque Zooplus no llegaba, le dimos Purina One y en tres días se dio el atracón padre. Así que ahora, a dieta. Dormir en su hamaquita le encanta, se hace un ovillo y allí se pasa gran parte de las mañanas y las tardes. Los seres vivos le llaman mucho la atención y se puede tirar horas mirando los pájaros, las moscas... le falta una libreta para apuntar todo lo que observa jeje... al final llamarlo Darwin no ha sido un desatino, porque es todo un naturalista... cuando no está durmiendo, claro. Adora la tranquilidad y el silencio, desde que vivimos en la casa nueva se siente más confiado y lo demuestra dándose largos paseos por la casa (y por la cocina, por si cae algo).



No le gusta: Que venga alguien de visita. Se estresa muchísimo y se mete debajo de la primera mesa/cama/sofá/loquesea que pilla. Incluso si me acerco yo en esos momentos, me bufa. Como es el más bueno de mis gatos (y el más tonto... el pobre) se lleva palizas de todas partes... y el tontorrón se deja. Hasta los cachorritos que hemos tenido por casa le chulean al pobre. Y es que su filosofía de vida es "vive y deja vivir". Es un gato pacifista. No le gusta quedarse encerrado en una habitación. Como es tan silencioso más de una vez se ha quedado atrapado en el dormitorio o la cocina porque no nos hemos dado cuenta de que ha entrado... hasta que se pone a llorar para que lo saquemos y al abrirle la puerta sale despavorido, como si lo hubiéramos encerrado a posta jajajajaja. No le gusta que sus hermanos le quiten la comida, de hecho se pone hecho una fiera cuando le damos un premio sólo a él y Fiodor u Oreo se acercan... Son los únicos momentos en los que se pone "agresivo", gruñendo para que no le quiten la comida... Todo lo nuevo le da miedo, no le gustan los ruidos... Es un gato sencillo.

Juegos: Sin duda, el láser. Se vuelve literalmente loco persiguiéndolo por la habitación y puede pasarse horas y horas detrás de él. Es vulnerable al catnip y cuando se lo ponemos en el rascador ve dragones y parece que está endemoniado... y se pone a dar vueltas y vueltas alrededor de los postes... Le gusta jugar con Edgar, cuando éste tiene ganas, y persigue todas las cintas del mundo si Oreo no se interpone. Si hay un cachorrito en casa es el que más juega con él. Y es que Darwin es un poco así: un cachorrete enorme que no ha crecido en edad, por más que su cuerpo diga lo contrario.

Particularidades: Es el gato que más ha evolucionado desde que lo tengo. Llegó bufando y arañando y ahora se deja coger en brazos y acariciar. Casi no maúlla, pensábamos que se había quedado mudo después de maullar y maullar debajo de aquel coche llamando a su madre... luego, cuando le dimos su primer baño nos dimos cuenta que de mudo nada. Tiene un maullido muy suave que emplea cuando juega y cuando quiere que le demos de comer. "Habla" con los bichos que ve y se tira horas observándolos sin intentar acercarse. Al ser un glotón engorda como te descuides un poco. Tiene debilidad por el catnip. Le tiene pánico al pulverizador de agua. Es guapísimo, pero casi nadie ha estado lo suficientemente cerca de él para darse cuenta. Al ser asustadizo es el que más antipatía despierta a las personas que vienen a casa y con el que más se meten mis padres... Esto hace que lo valore más. Un rasgo físico de él que me encanta: tiene pequitas en la nariz. Y los bigotes muy cortos. Tiene una cara muy graciosa, sobre todo cuando se despierta de la siesta y cuando algo le llama mucho la atención. Soporta que le toquen la cabeza, pero no le gusta que le acaricien el resto del cuerpo y si lo hacemos empieza a pegar latigazos con la cola. Sólo entiende 3 palabras: Darwin, gatito y baño.

Relaciones:

H.H.: Le tiene miedo. Como H.H. le ha echado muchas broncas a Edgar (cuando teníamos sólo a Edgar y Darwin era un cachorro), cuando Darwin lo ha visto no le ha gustado nada y tiene la sensación de que H.H. es algo así como un desequilibrado que se enfada no se sabe muy bien por qué (casi todas las broncas a Edgar han ido por el tema uñas-sofá, pero como Darwin no rasca los sofás creo que no entiende muy bien la relación causa-efecto y por eso no sabe qué es lo que hace enfadar a H.H.). Está tranquilo cuando él está, se comporta con naturalidad y le permite que le toque la cabeza, pero ya está. No le gusta que lo coja, no le gusta que le ronde cerca y si por una fortuna del destino está en sus brazos se va corriendo.

Elvira: A mí me soporta mejor. Es cierto que he tenido más tiempo libre que H.H. para cultivar la relación, cosa en la que siempre he puesto empeño. Alguna vez acariciándolo le he arrancado un ronroneo, como si se equivocara. No le gusta que lo coja en brazos, pero me lo permite y de paso aguanta que le diga tonterías cursis que soporta más bien que mal (de hecho, esto hace que Edgar se ponga celoso). Si él está en el sofá y me siento a su lado no huye y me permite acariciarlo. Sabe que los premios hay que pedírmelos a mí. Me deja hacerle algunas perrerías y alguna vez casi se ha quedado dormido encima de mí. A veces, cuando he estado estudiando, se ha subido encima de mi escritorio así que creo que lo nuestro va bien. Intento que con H.H. se lleve mejor, porque es una tontería que le tenga miedo (lo más gracioso de todo es que Darwin no tiene motivos, porque a él nunca se le ha reñido, ni castigado ni nada... es un miedo infundado).

Edgar: Absoluta adoración. Para Darwin, Edgar es su padre y le da muchos mimos y se va mucho con él. Tienen una relación especial, tanto es así que suelo llamarlos "los amantes de Teruel". En una ocasión que tuve que llevarme a Edgar a casa de mis padres (sólo a él, aquella vez que bebió lejía y tenía que vigilar su alimentación y administrarle el medicamento), Darwin se quedó solo en casa con sus hermanos y lo pasó fatal... tanto es así que se hizo caca fuera del arenero. Desde entonces procuro que si Edgar va, Darwin también. Son un 2x1.

Fiodor: Fue su compañero de juegos hasta que creció. Ya no juegan tanto juntos. Se entienden, pero como Fiodor también suele buscar a Edgar creo que hay cierta rivalidad entre ellos. De todos modos, ante cualquier novedad, van los dos juntos para protegerse en plan mafioso... Se parecen en que son independientes en el día a día y eso hace que no se traten demasiado, pero nunca se han llevado mal y no les importa dormir o jugar juntos.

Oreo: Como es un torbellino, es su principal compañera de juegos, aunque en las peleíllas él siempre sale perdiendo, porque Oreo es mucha Oreo... A ella le debe el no ser un gato obeso permanente, por toda la caña que le da... (Darwin de por sí no hace nada, pero Oreo lo lleva por el camino del mal con sus provocaciones). Darwin la quiere un montón, de hecho, por ella se ha subido a sitios muy altos que le daban miedo... sólo por estar con ella y darle algunos lametones de paso. Si Oreo no tuviera tan mala baba muchas veces y le gustaran más los gatos, serían uña y carne. Por ahora son como Bonnie & Clyde, siempre detrás de la catástrofe.

7 comentarios:

Eva dijo...

"Es guapísimo, pero casi nadie ha estado lo suficientemente cerca de él para darse cuenta"

Esa es una de las cosas más bonitas sobre un gato que he oído en mi vida...

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Darwin fue el primero que me entró por los ojos de las fotos de la derecha... jeje Me gustan las fotos simpaticonas como esa. Y me encantan los gatos atigrados. Pero fuera de eso... me encanta (aunque no haya podido verlo más que a 10 metros..) jaja

Gema dijo...

Darwin tiene algunas cosillas que me recuerdan a Sirio: timidillo, cariñoso conmigo pero miedoso de mi pareja, pegado a Estrellita (la pequeña torbellino equivalente a Oreo), observador, con una evolución espectacular... solo una diferencia, Sirio NO está mudito, de hecho no maulla, GRITA!!!

Laura dijo...

Son todos tan jóvenes y atractivos... Mis pequeños ya tienen 6 y 12 años.

Opiniones incorrectas dijo...

¡Qué ricura! Mi difunto gato Punkys también era muy sumiso y Ferny lo tenía amargado. También le tenía miedo a todo el mundo menos a mí.

Efi (la gata naturalista) dijo...

Darwin es una ricura, siempre me ha gustado mucho, sobretodo la foto de su presentación. Yo creo que porque es naturalista, porque sino, me recordaría a un gato naranja que conozco de cerca, desgraciadamente, a menos de 10 metros.
Carlitos también llegó bufando, arañando y algo curioso, cuando lo cogia mi madre en brazos, dejaba las patas absolutamente tiesas, muerto de miedo! Y pensar que ahora no se baja de encima de ella..gato pegajoso!
Saluudos!

Elvira dijo...

Eva, la verdad es que cuando veo a Darwin se me pone el corazón blandito... y me entran unas ganas de achucharlo enormes por valiente, por haberlo pasado mal y por tontorrón... es mi superviviente :)

Irene, a mí la verdad es que los gatos naranjas rallados no me habían llamado nunca mucho la atención, quizá por estar acostumbrada a verlos... pero Darwin me ha enseñado muchas cosas... y ya no considero "común" a ningún tipo de gato. Es un Cary Grant de la vida, en naranja además :)

Gema, la verdad es que lo de Sirio también es impresionante. Ojalá Darwin me llegue a saludar alguna vez, no que siempre que lo hace es para pedirme comida xD

Laura, los míos serán jóvenes y atractivos, pero los tuyos serán muy probablemente maduritos interesantes... ¿y por qué no atractivos también? Lo cortés no quita lo valiente ;)

Opiniones, la verdad es que los gatos que lo han pasado mal suelen ser muy puñeteros (más de lo normal) en la elección del tipo de persona con el que tratar... Espero poder ver alguna foto de Punkys en tu blog.

Efi, eres un puntazo jajajajajajajaja. Será, será por lo de naturalista que te cae bien... Aunque yo creo que Darwin no termina de cogerle la técnica a tomar apuntes y por supuesto no sabe utilizar la cámara tan bien como tú. De todos modos va aprendiendo... con paciencia, que al pobre le faltaron las vitaminas de pequeño y no termina de carburar bien :P