18.10.12

El conejo, ese gran desconocido

Para las que tenemos gato, tener un conejo no es tan extraño como pueda parecer. De hecho son bastante parecidos en la mayoría de los comportamientos. No es un animal que normalmente se encuentre en las casas y es cierto que al igual que los hurones, las iguanas y otros animales exóticos, comenzaron en nuestro país siendo una "moda". Como sabemos, que un ser vivo se convierta en moda da lugar a que cuando la moda se pasa, el animal termine en la basura. No soy partidaria de comprar ningún animal, pero mucho menos un animal exótico, ya que contribuímos a que se termine sacando a animales en libertad de su ambiente para la explotación comercial. Pero ¿qué pasa con todos aquellos que son tirados a la basura pero que sobreviven? Que terminan en la perrera, metidos muchas veces al lado de perros, gatos, e incluso en la misma jaula, os podéis imaginar lo que supone para el animalito en cuestión. Por eso hay protectoras especializadas en estos problemas, donde podemos poner nuestro granito de arena adoptando a alguno de estos animales exóticos y darles una segunda oportunidad.

El tema del conejo como animal de compañía es más antiguo de lo que pueda parecer. Ya en el siglo XIX se especializaban en muchos países, y puede incluso que antes, en obtener razas de conejos con ciertas particularidades. 

Hay muchas razas de conejo de distinto tamaño, siendo las más famosas la de angora y la belier. En cuanto a comportamiento son muy parecidos (tímidos, exploradores y cariñosos) existiendo por supuesto las diferencias de personalidad de cada individuo. Es necesario ser consciente de las necesidades y problemas que plantea cada raza para poder atender a nuestro conejo como necesita.

Un conejo es un animal sociable. Necesita la interacción constante con el grupo: mimos, juegos y acicalamiento. Con los gatos tienen mucha semejanza en cuanto a una serie de cosas:

-No les gustan los ruidos fuertes.
-Se ocupan personalmente de su aseo y son animales muy limpios.
-Hacen sus necesidades en una bandeja higiénica por extraño que pueda parecer.
-Es fácil de mantener si nos ocupamos de darle heno (60% de su dieta), pienso (30%), algo de verdura y fruta (10%) y por supuesto, agua.
-No precisa de paseos como el perro, pero si queremos podemos ponerle un arnés y sacarlo a pasear siempre que tenga las vacunas en regla. (Hay gente que lo hace, doy fe, y la cosa es que el conejo se lo pasa pipa yendo al parque).
-Lo ideal es no tenerlos en una jaula, sino sueltos por la casa, aunque puedan acceder a ella para alimentarse, dormir o hacer sus necesidades.
-Les gusta tomar el sol, repantingarse en cualquier lado y son animales muy curiosos.
-¡Ronronean! No exactamente como los gatos, pero hacen un ruido con los dientes que es el equivalente al ronroneo gatuno, ya que indica que se encuentran a gusto.
-Responden a su nombre, les encantan las golosinas y siempre tienen a bien acercarse a ti cuando saben que es hora de comer. También tienden a ignorarte si no le interesas mucho en ese momento.
-También hay que esterilizarlos, porque a veces tienen celos muy fuertes que los vuelve agresivos o destrozones, además de que si el conejo no va a tener mínimo una camada al mes, no tenerlo esterilizado es una irresponsabilidad.
-Precisan de vacunas anuales y cortarles las uñas de vez en cuando.
-Es mejor tener dos que uno.
-Las presentaciones con otros miembros de su misma especie o de otra diferente, son prácticamente iguales que la de los gatos. Explicaré esto más detenidamente en otro post.
-No te arañan las cortinas, pero pueden mordisquear los cables si no los tienes protegidos o escarbar en el suelo, práctica suya relativamente habitual.

Las principales ventajas que tienen son dos: son silenciosos y económicamente fáciles de mantener. Para alguien que tiene gatos es más fácil adaptarse a ellos porque no supone una gran diferencia, eso sí,: el sentido del humor de los conejos es distinto al de los gatos y también hay que aprender un poco acerca de su lenguaje.

Y aquí os dejo un vídeo precisamente de La Madriguera acerca de un mini-reportaje que les hicieron para que veáis todo esto un poco mejor.



13 comentarios:

Abisal dijo...

Me chiflan los gatos, pero curiosamente también me llaman la atención los roedores. No sabía que se podían educar para hacer sus cosas en una bandeja. Me alegra que hayas nombrado lo de tenerlos sueltos y no dentro de la jaula, hay demasiada gente acostumbrada a tener animales como trofeos en una vitrina.

Gema dijo...

Ojiplática me he quedao... ¿y comparte la arena con tus gatos? ¿y se duermes sobre tí cuando te tumbas en el sofá?
Por cierto, eso de "Para las que tenemos gato, tener un conejo no es tan extraño como pueda parecer"... jejeje... ¿tú quieres matar a mi madre de un disgusto??!!
Estoy deseando saber más de Ágora ;)

delavega dijo...

Me declaro lego en cuanto a conejos se refiere,con lo que nos explicas me parecen faciles de tener como mascotas .El problema ,pienso,si tienes una pareja te vas a llenar de conejitos.Me ilusiona volverte a leer porque siempre aportas algo didactico,aunque a veces nos dejas colgados .Amapuches para todos de parte de la inocente Inocencia.

Elvira dijo...

Ya contaré más cosillas acerca de ella, poco a poco :P

Ágora está esterilizada, delavega, y en caso de adoptar otro recurriría también a la protectora. Al igual que hacen con gatos y perros, los conejos también se esterilizan para que no haya superpoblación.

fidel dijo...

Saludos a Agora esa linda conejita,es bueno la esterilización para evitar la proliferación de conejitos por todos lados ,de solo pensarlo me mareo.

La Gatera dijo...

¡Si al final va a resultar que los conejillos son gatos con orejas y dientes grandotes! Curioso, curioso...

¡Saludetes gatunos!

Gatos Gatunos dijo...

Los conejos son tan bonitos... ¿de verdad hacen sus cositas en una bandeja?, jaja qué graciosos.

lyuti dijo...

Pues hay cosas que si las piensas bien, tienen lógica. Usan "letrinas" en el campo, cuando se ven por cualquier lado, es que hay muchos. Roen, así mordisqueos en la pared, o en el sofá son más de esperar que en el suelo. Estas cosas no las sabía, pero como te enfrentas a lo que no sabes con miedo yo también creía que se podían hacer caca en cualquier lado, qué tontería. Me quedo con ganas de saber lo del sentido del humor, cómo es. A los gatos ya les veo en la cara si son trastos,tranquilos, desconfiados...a ver los conejos. Y se me quedaba por decir que Ágora es preciosa.

Mi Álter Ego dijo...

Pues mira, no sabía yo que un conejo podía parecerse tanto a un gato pero, visto lo visto, es hasta normal que puedan hacerse amigos... Un besote!!!

Gris dijo...

ohhh me acabas de recordar mucho a mi conejo..yo tenía un conejo blanco llamado prosinesky, lo tuve durante años y era super inteligente y enorme. Lo adoraba.

Gaturros dijo...

Vaya, si es que son mas parecidos de lo que pensaba. Que bien que hayan hecho tan buenas migas.
Un beso a toda esta variopinta familia.

Carlitos el ocupa dijo...

Hola! Me ha gustado mucho leer todo esto que ignoraba sobre los conejos.
No acababa de entender cómo sería su vida en una casa, puesto que me los imaginaba como fábricas andantes de cacas, así que eso de la bandeja es maravilloso.
Me han caído simpatiquísimos y tengo ganas de saber más, sobretodo sobre sus expresiones, de cómo demuestran alegría, ganas de jugar, o de mimos...cuenta, cuentaaaaaa!
Y además son como un peluche o insisto, unas zapatillas.
¡Adiós, hasta otra!
¿cuántos años tiene?

Explorador dijo...

España tiene ese nombre a raíz del que los fenicios dieron a esta "tierra de conejos".

Recuero de niño en el pueblo cuando teníamos algunos, en teoría mi abuelo los cazaba para comerlos, pero luego nunca queríamos y nos los quedábamos. Eran muy tímidos, les veíamos con miedo, a los pobres, y al final los soltábamos de nuevo...mientras tanto, los observámos comer la hierba y saltar de un lado a otro, mirando alrededor cada poco...en fin, no es la experiencia de una mascota, pero he recordado esto.

Un saludo, me gustan los nombres de tus fieras :)